El tercer capítulo del libro de Quereilhac “En busca del fantasma de los vivos. El magnetismo animal” explica la teoría de Mesmer y describe su impacto en instituciones y formaciones culturales argentinas a principios del siglo XX. De la Revista Magnetológica y la Escuela de Magnetismo de 1900, a la Sociedad Científica de Estudios Psíquicos y el actual Instituto de Psicología Paranormal de Buenos Aires. La tradición literaria desde Poe había incluido temas científicos o pseudocientíficos como solución a los dilemas del género fantástico y en el período de “entresiglos” persiste esa “dinastía de la variación” en Argentina.