Adelanto: De la tierra floreciente. Poesía de Abya Yala, por Raúl Tamargo

La antología realizada y presentada por Raúl Tamargo reúne 60 poemas de 23 autores contemporáneos de los pueblos originarios de Abya Yala. Muchos de los poemas se presentan en forma bilingüe, traducidos al castellano por los mismos autores. Como Tamargo explica en la introducción, Abya Yala es la expresión utilizada por los kuna para referirse a la tierra de los pueblos originarios de América. Podría ser traducida como “tierra madre”, “tierra viva”, “tierra floreciente”…
Raúl Tamargo es autor, entre otros libros, de los microcuentos de El hilo del engaño (Alción, 2014) y la novela Más que nada (Alción, 2017)
EdM ofrece como adelanto la introducción de Tamargo, algunos poemas y datos biobliográficos de cada uno de los autores. De la Tierra floreciente fue publicado por Ediciones A Capela y puede adquirirse en e-book (https://edicionesacapela.wordpress.com/)

Algunas explicaciones

Cuando me propuse reunir poemas producidos por las poblaciones originarias del continente, mis presupuestos giraban alrededor de la literatura anónima y de tradición oral. Tenía como «inspiración» una antología editada por Ernesto Cardenal en 1979 que todavía conservo en mi biblioteca. Había caminado apenas algunos pasos cuando se hizo evidente la dimensión de mi ignorancia y los prejuicios que de ella se desprendían.

Existe en Abya Yala una importantísima cantidad de poetas que reconocen (y reivindican) su pertenencia a los pueblos y las naciones preexistentes a la llegada del europeo. Escriben y firman. Escriben en sus lenguas originales y en las lenguas de los conquistadores, que también les son propias. Hay poetas que permiten el ingreso de varias lenguas en un mismo poema. Muchos traducen sus propios textos.

En el México de los siglos XV y XVI también había poetas que firmaban sus obras. Llamaban a sus poemas «cantos floridos». Xochitlalpan era «la tierra florida». La expresión Abya Yala, acuñada por los kuna y aceptada por los pueblos originarios actuales del continente para mencionar a América, es traducida de varias maneras (tierra madura, tierra en plena madurez, tierra viva, tierra en florecimiento…); yo he adoptado «tierra floreciente» porque el adjetivo sugiere la idea de algo que está ocurriendo. Y la poesía, en Abya Yala, ocurre (o florece), afortunadamente, todo el tiempo. La evidencia de un corpus que ignoraba me obligó a torcer mis propósitos iniciales. A lo que no renuncié, no obstane, es a la idea central de conformar un libro de poesía. Un libro que se leyera comose leen las antologías de poesía. Como se lee la poesía. Con entrega, con inquietud, con incertidumbre. Poesía de la tierra floreciente es un libro de poesía. Los poetas no son objeto de estudio, son los que hablan. La afirmación me parece pertinente para advertirle al lector que no encontrará notas explicativas, aun cuando el vocabulario o los nombres propios puedan dejarlo en estado de incertidumbre. El curioso podrá consultar las fuentes al final del libro y acudir a ellas.

Lo que quedó afuera

De la poesía leída para esta compilación mucha ha quedado afuera, a la espera de segundas oportunidades. Las razones son variadas. Han quedado afuera los poemas anónimos, que son muchos y casi todos anteriores al siglo XX. Han quedado afuera los trabajos de los poetas aztecas de los siglos XV y XVI que, entiendo, conforman un corpus propio. Han quedado afuera obras de autores a quienes no pude contactar y con quienes albergo la esperanza de hacerlo en el futuro. Han quedado afuera los poetas de los actuales estados de Brasil, Canadá y Estados Unidos porque el acceso a sus obras y las traducciones al castellano requieren un esfuerzo fuera de mi alcance para esta primera entrega. Por último, el lector podrá advertir la ausencia de poemas en lenguas con numerosos hablantes, como el aymara; algunas de las razones mencionadas antes justifican la ausencia y espero enmendar la falta en algún libro futuro.

Sobre las traducciones y transcripciones

Con las excepciones de los cantos de Lola Kiepja y el poema de Nele Kantule (m. 1944), todos los textos se incluyen con la autorización de sus autores o herederos. La mayoría de ellos han sido traducidos por los propios poetas. Se incluyen referencias a la traducción al final del libro. Aquellos poemas que se presentan solamente en castellano han sido escritos en esa lengua y no tienen traducción. Las versiones bilingües muestran en primer término el poema en su lengua original. Los poemas de Sandro Rodríguez han sido escritos en castellano y luego traducidos al quechua. Aunque en muchos casos, los poemas en lenguas originarias me fueron facilitados por sus creadores y, en todos, los he transcripto con cuidado, pido disculpas si se encuentran errores.

Sobre la organización

Los textos seleccionados presentan una gran diversidad de temas, y son variados también en el tratamiento de las voces, en la musicalidad, en su extensión; por lo tanto, me vi obligado a establecer un criterio de organización externo a la lectura. Elegí agrupar los poemas por lenguas. Solo por cierta propensión a la rebeldía comencé por las lenguas del extremo sur y fui viajando hacia el norte hasta llegar al estado de México. El lector podrá elegir otros recorridos.

Raúl Tamargo

1 de El áspero sueño del cronista

Aunque estas palabras
no tengan ningún sentido
ni oculten alguna clave de lectura
o refieran solamente a sí mismas
o aunque simplemente
yo las callase, las escribo
suponiendo que sin ellas
habría sido imposible
permanecer
de pie en esta vida.

Bernardo Colipan

El escape

Yo me escapo toda herida
de centenares de lluvias.
He recogido mis banderas
del barro en donde las dejaste.
He enterrado mis ciudades,
he escondido la escultura de mi cuerpo
para que no la destruyas.
He dormido con los ojos abiertos
y mis alas prontas
a emprender la fuga.
He gemido de dolor bajo tu cuerpo
mi yo se ha ido sin mí
desde tu alero.
Yo me escapo de la sombra de tu puño
quiero huir de tu espacio de quebrantos
para liberarme de tus proyectiles de espermios
que me siguen, que me acosan,
que me punzan, que me muerden,
que me succionan, que me besan,
que me lamen, que me abrazan,
para lograr habitarme,
y apoderarse de mi mente y de mi cuerpo
para siempre.

Fumelisa Manquepillán Calfuleo

(…cuando el diablo…)

Cuando el diablo
calza zapatos y medias de vestir
la noche se vuelve tímida
y habita entre los árboles;
los suicidas valientes
salen al claro entonces.
Déjame que bese tu frente.
Sé de un hombre
que entiende todos los lenguajes
y aunque su propio idioma
es casi incomprensible,
cuando a mí se acerca,
a veces también lo entiendo.
Déjame que te sea fiel.
Desatino. Una hoguera
muerta a golpes.
Las raíces de una casa sin aberturas,
sin flores y sin fruto.
Entre nosotros,
un portal sin picaportes,
ahogado de cerraduras inacabables.
Para nosotros el amor
y la fuerza más poderosa
de este universo.

Mariela Tulián

Petei ch’angirúndie italiagua ro’e

Federico Rodríguez-pe, che py’aiteguive

Ko ñe’ēpoty oguereko iñuhã…
Hay’u hese italiañe’e yno’oguasúpe; ajapo kuri
karaiñe’e ha upéi ambohasa,
ambokuatia guarani sapy’a.
Oime ñe’ẽ ha tembihai mbyte lénto.
Omombe’u upéicharamo jepe Montale
omomarandu:
«Mandu’a katu ko mba’e ypy;
ndosemo’ái akãnguápe
ha ndohapõichéne ichuguĩ; ha’e ojuaju
oikovepáma tatatĩ jeguakãramo
oikéva ñane akã».
Ipy’amano, hasýpe ou jey.
Che mandu’a ojelia katu
guapo’ýicha yvyramátare che ypykuéra rehe.
Upéva ijyvyraruguy omongarúva ichupe.
Ha’e omyendy ko mba’eha’a ka’arupytū kiririhápe.

Con un amigo italiano, decimos

A Federico Rodríguez, de corazón

Este poema tiene trampa…
Lo bebí del lago de la lengua italiana;
lo plasmé en castellano,
y luego lo traduje, lo escribí en guaraní.
Está en un linde impreciso
de voz y escritura.
Enuncia lo mismo que Montale
nos recuerda:
«La memoria es cosa primigenia,
no surge de la mente
ni echa raíces en ella;
la memoria se aferra a todo lo viviente
como una cofia de niebla calza sobre nuestras cabezas».
Si desfallece, difícilmente retorne.
Mi memoria
-como epifita al árbol- se liga al recuerdo de mis ancestros.
Esa es la savia que la nutre.
La que enciende la plegaria en el silencioso atardecer.

Mario Castells

Kuntur

es otra soledad
la que me duele
de la que solo me escapo
transcurriendo
la noche en sus tendones
sostiene mi silencio
y en la oscuridad soy sombra
de todo lo que anhelo
justo hoy
que puedo ser todos los hombres
necesito desesperadamente
perserverar en pájaro

Kuntur

waj sapa kaj
chay nanawan
ayqikullani paymanta
kawsarikuspa
tutata ankunkunapi
jap’in ch’inyayniyta
laqhapitaj, llanthu kani
tukuy ima musquyniymanta
kunanpuni
tukuy runa kayta atiyman
wañuy kawsaspa munani
p’isqupi tajyakuyta

Sandro Rodríguez

Hatun ñankunapipash

Maypi kashpapash mana ñukalla purinichu. Wakimpika killa
tukuni: ñustapash, wakchapash, mamakucha hawata purini,
paypak yakupi ruku-payakunapak shutikuna shamukta rikuni.
Maypi kashpapash mana ñukalla purinichu. Ñuka ñawika,
ñuka aychaka wañuchitukushkakuanpak,
chukrichitukushkakunapak aycha, yawar nanarinmi.
Maypi kashpapash mana ñukalla purinichu. Tukuyllapash
kani, na pipash kanichu. Tuta tutakaman Muyuyinti churani,
inti sara pambapi munaylla chinkarinkakaman.
Maypi kashpapash mana ñukalla purinichu. Allpata kuyak
mamaa ushi, ñawpa rumikunawan rimak, katik taytapak ushi
purini.
Maypi kashpapash mana ñukalla purinichu. Kuyaylla wakak
urku kani, hatun rumi ñankunapi purikukpipash, anka, wayra,
punku tukushpa paypak pawaypi shitanpash, hatarichinpash.

Donde quiera que estoy

Donde quiera que estoy, no soy yo. Soy luna: reina y mendiga
deambulando sobre el agua marina, que trae incontenibles
los nombres de las abuelas.
Donde quiera que estoy, no soy yo. Mis rasgos arrastran las
marcas de esos cuerpos rotos, tirados a las plazas.
Donde quiera que estoy, no soy yo. Soy todos y soy nadie
danzando en círculo hasta que el sol se oculte sobre el maíz
para amarlo.
Donde quiera que estoy, no soy yo. Soy mujer jaguar parida
por una madre que ama la tierra, crecida por un padre que
habla con las piedras y va siguiendo sus huellas.
Donde quiera que estoy, no soy yo. Soy esta montaña de
hermoso rugido, que aún entre las veredas se hace águila, se
hace viento, se hace puerta y a su paso me arrastra y me
consagra.

Lucía Lema Otávalo

Chhusak

Mana-ima ñaupak-imacay
sapallan
s
h
u
k
c
h
h
u
s
a
k


jahuapi ñokanchi ucju
shukina llakimanascca kingu
cochak-phok chiquina llakina,
nina-phokchek urkucay puñuy
(icha)


rumina mirjahina
mana-tucuk pishuk


C c h a ll a y t u ll u m a n t a

Del vacío

Ya nada será como antes
Solo
u
n
v
a
c
í
o


sobre nuestros cuerpos
como un desolado vaivén
como olas adoloridas, rabiosas,
como volcanes dormidos
(quizá)

como piedras o como manchas
en un interminable


r e g u e r o d e h u e s o s…

Fredy Chikangana

An neguuyadina bia an dungusa geb bia an
gabdasbali āgi sīye

Thamesis iwala gasdibir mē naid inigwale
E dīdi ugaka daglegendo
Degidde sapan makid sō nagabali gummagmaid e yapanned
anga senonidaed
Geb sikwi banemar gwiled ogob walaba mesar
Geb an negūyadina bia an dungusa bia an gabdasbali gannar
anga e selegedbali senonidabardo

Mi hogar queda entre la infancia y el sueño

Y sobre los puentes iluminados del Támesis
El agua apenas visible me trae
Olor de leña seca junto al fogón
Danza de gaviotas y palmeras
Y otra vez mi hogar entre la infancia y el sueño

Arysteides Ikuaiklikiña Turpana

Acerca de las autoras y los autores

Lola Kiepja fue una chamana y cantante selk’nam (Tierra del Fuego, Argentina) muerta en 1966. Sus cantos fueron registrados por la etnóloga Anne Chapman y traducidos por ella misma y por Ángela Loij. El primer canto fue tomado de Mamihlapinatapai: poesía de mujeres mapuche, selknam y yámana y el segundo del sitio El rompehielos. 

Bernardo Colipán nació en Rahue (Osorno, Chile) en 1967. Además de poeta es profesor de historia y geografía, licenciado en Educación. Ha publicado libros de poemas, antologías críticas y ensayos. Algunos de sus poemas han sido publicados en numerosas antologías y fueron traducidos al mapuzüngun, al catalán y al inglés. Los incluidos aquí fueron tomados de Kallfv mapu=Tierra azul: antología de la poesía mapuche contemporánea y del sitio Círculo de poesía. 

Faumelisa Manquepillán Calfuleo nació en Puquiñe, Chile, en 1960. Es poeta, artesana y cantautora. Ha publicado el libro Sueño de mujer=Zomo pewma (bilingüe) y muchos de sus poemas han sido incluidos en distintas antologías. El escape ha sido tomado de Mamihlapinatapai : poesía de mujeres mapuche, selknam y yámana. 

Roxana Carolina Miranda Rupailaf nació en Osorno en 1982. Ha publicado los siguientes libros: Las Tentaciones de Eva (2003) merecedor del primer lugar en el concurso «Luis Oyarzun», categoría príncipe; Seducción de los venenos (2008), Shumpall (2011) y Trewa ko (2018). Obtuvo el Premio Municipal de Literatura de la Municipalidad de Santiago de Chile por Shumpall, que fue reeditado en 2018. Obtuvo la Beca de Creación Literaria 2006 y 2008 por los libros Seducción de los venenos e Invocación al Shumpall, respectivamente. Algunos de sus poemas han formado parte de varias antologías publicadas en Chile, Argentina y España. Ha organizado diversos encuentros literarios en el sur de Chile y participa en festivales de poesía en su país y en el extranjero. El poema incluido en este trabajo fue tomado de la antología Kallfv mapu = Tierra azul.

Liliana Ancalao nació en Diadema Argentina (Chubut, Argentina) en 1961. Descendiente de voroganos y manzaneros (mapuche). Ha estudiado la carrera de letras. Es docente y difusora de la cultura mapuche. Ha publicado los libros de poemas Tejido con lana cruda (2001), Iñchiu (2006) y Mujeres a la intemperie=pu zomo wekuntu mew (2009), además de los ensayos El idioma silenciado (2000) y Küme Miawmi=Andás bien (2014). Poemas suyos han sido incluidos en antologías de su país y del extranjero. Escribe en mapuzüngun y en castellano; traduce sus propios textos. Los incluidos aquí fueron tomados de su libro Tejido con lana cruda. 

Mariela Tulián nació en San Marcos Sierras (Córdoba, Argentina) en 1976. Es miembro y autoridad de la comunidad indígena Tulián. Se ha dedicado a la investigación histórica y al rescate de la memoria oral del pueblo comechingón. Ha publicado el libro Zoncoipacha : desde el corazón del territorio, el legado de Francisco Tulián, cuyo tema central es el reclamo de tierras. Los poemas presentados aquí fueron tomados del sitio Poetas siglo XXI. 

Mario Castells nació en Rosario (Santa Fe, Argentina) en 1975 y es hijo de paraguayos. Escribe en castellano y guaraní. Además de escritor, es traductor y editor. Es coautor del ensayo Rafael Barrett, el humanismo libertario en el Paraguay de la era liberal. También ha publicado Fiscal de sangre (firmado con el heterónimo Juan Ignacio Cabrera, poesía), El mosto y la queresa, novela ganadora del Premio Provincial de nouvelle «Ciudad de Rosario» 2012 y la crónica Trópico de Villa Diego. Ha realizado compilaciones y algunos de sus textos se han incluido en distintas antologías. Los textos presentados aquí han sido facilitados por el autor. 

Lecko Zamora nació en Jwayul (El Algarrobal o Misión Chaqueña, Salta, Argentina). Es poeta del pueblo wichí, perteneciente a la parcialidad Wej Woos. Hablante del wichí, escritor, conductor de radio, músico y comunicador de su cultura ancestral, obrero, artista y trabajador de campo. Es autor de Ecos de la Resistencia (relatos, poemas, artículos) y Árbol de la vida wichí (leyendas). Ha sido docente y miembro de la Comisión Asesora del Programa de Pueblos Indígenas de la Universidad Nacional del Nordeste, en Resistencia, y trabajador del Instituto de Cultura de la provincia del Chaco. Es además creador del «Ciclo de Cine Indígena» y preside la Fundación Chaco Artesanal. Es miembro del grupo musical Ensamble Choss Phanté. Los textos presentados aquí forman parte del libro Ecos de la resistencia y han sido tomados de la antología Lenguaje: poesía en idiomas indígenas americanos. 

Sandro Rodríguez nació en Salta (Argentina). Además de músico y poeta, es médico y docente. Pertenece a la nación diaguita calchaquí, cuya lengua (kakán) está extinta. Integró los grupos musicales de raíz folclórica Tierramanta y Gritarán las piedras. Los textos incluidos aquí pertenecen al libro Kunturi (2019) y fueron traducidos del castellano al quechua por Víctor Acebo Musoj Mallku. 

Jorge Alejandro Vargas Prado nació en Cusco, Perú, en 1987. Estudió Literatura y Lingüística en la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, Perú. Ha publicado poesía, cuento y novela. Su trabajo se ha centrado en la difusión y fortalecimiento de los idiomas originarios del Perú en espacios no convencionales. Actualmente es aprendiz de músico tradicional andino en la región del Cusco. Los textos que presentamos aquí han sido facilitados por el autor. 

Dora Aguavil Aguavil es de nacionalidad tsa’chi (Comuna Chigüilpe, Santo Domingo de los Tsa’chilas, Ecuador). Nació en 1978. Forma parte del Sistema de Educación Intercultural Bilingüe del Ecuador. Además de poeta, tiene una extensa trayectoria como docente. Es diplomada en Estudios de género. Realiza trabajos de difusión de su cultura y su lengua. El poema incluido en este libro han sido tomados de Amanece en nuestras vidas = Ií iwiakmarin tsawrai = Achikyamun ñucanchik kawsayta : antología de poesía y cuento de mujeres indígenas ecuatorianas. 

Lucila Lema Otavalo (Ecuador, 1974) es comunicadora social, videasta, traductora, gestora cultural, poeta y narradora kichwa otavalo. Ha colaborado con organizaciones indígenas como la CONAIE, ECUARUNARI y CONFENIAE. Actualmente es presentadora del noticiero «Willaykuna» de Ecuador TV. Ha obtenido numerosos premios, tanto por su actividad en el cine como por sus trabajos de promoción cultural. Ha sido organizadora de las cuatro ediciones del Festival de Literaturas de Abya Yala «La Fiesta del Maíz», y coordinadora de la publicación de los textos Hatun Taki, poemas a la madre tierra y a los abuelos y Chawpi Pachapi Arawikuna, nuestra propia palabra, memorias de la tercera y cuarta edición de dicho encuentro literario. Ha publicado la antología de poesía de los pueblos y nacionalidades indígenas del Ecuador Ñawpa Pachamanta purik Rimaykuna=Antiguas palabras andantes. Algunos de sus textos han formado parte de antologías publicadas en España y Ecuador así como también en el libro Las palabras pueden: los escritores y la infancia, editado por UNICEF. Ha publicado el poemario personal bilingüe Tamyawan shamukupani. Los textos que aquí incluimos han sido facilitados por la autora. 

Fredy Chikangana. Su nombre en lengua indígena es Wiñay Mallki, raíz que permanece en el tiempo. Poeta y oralitor quechua, de la nación yanakuna mitmak, del Cauca, Colombia. Premio de poesía Universidad Nacional 1992, finalista premio poesía «Nosside» de poesía global multilingüe, Italia, 2008. Ha participado en eventos de poesía en lenguas indígenas y sus poemas han sido traducidos al italiano, francés, inglés, rumano, alemán. Ha publicado los libros Kentipay llattantutamanta=El colibrí de la noche desnuda (2008), Samay Pisccok pponccopi muschcoypa=Espíritu de pájaro en pozos del ensueño (2010) y Voces de Abya Yala (2012). Ha trabajado en el fortalecimiento de la identidad quechua yanakuna mitmak y la «oralitura» que comparte con hermanos nativos en el continente americano. Su trabajo ha aportado a la recuperación y construcción de espacios sagrados como es la «Yachay Wassi» que significa «casa del saber y la palabra», en el sur de Colombia. Los poemas incluidos aquí han sido facilitados por su autor a quien le pertenecen también las traducciones. 

Higinio Obispo González, de ascendencia embera, nació en Guangüí (Valle del Cauca, Colombia). Es licenciado en etno- educación con énfasis en antropología aplicada. Tiene una larga experiencia en procesos organizativos con los pueblos indígenas. Es Consejero Secretario General de la Organización Nacional Indígena de Colombia y Delegado oficial por Colombia ante la FILAC. El primero de los poemas que incluimos aquí fue tomado de El Sol babea jugo de piña : antología de las literaturas indígenas del Atlántico, el Pacífico y la Serranía del Perijá y el segundo fue facilitado por el autor. 

Vito Apüshana nació en Carraipia (La Guajira, Colombia) en 1965. En 1992 la Secretaría de Asuntos Indígenas Departamental y la Universidad de La Guajira publicaron su breve poemario Contrabandeo sueños con alijunas cercanos. En el año 2010 el Ministerio de Cultura de Colombia publicó su segundo poemario, En las hondonadas maternas de la piel. En 2019 la editorial Sílaba publicó Antiguos recién llegados: obra poética 1992-2017. Sus poemas han aparecido en numerosas revistas especializadas y antologías. Los poemas que presentamos aquí, en lengua wayuu y en castellano, fueron facilitados por el autor. 

Atala Uriana nació en Maracaibo (Venezuela). Es licenciada en letras, magíster en literatura venezolana, docente universitaria y ha ocupado cargos en el campo del medio ambiente y los recursos naturales. Ha publicado los libros Wuayunkeera [cuento]: la narrativa corta de Zulia, antología 1839 -1987, La mujer y su palabra [ensayo], editado por la Secretaria de Cultura del Estado Zulia 1978 y Antología en Femenino: donde la boca que te busca, editado por la Universidad del Zulia. Colabora en revistas y periódicos regionales y nacionales venezolanos e internacionales. Los poemas incluidos en este libro fueron facilitados por la autora tanto en sus versiones wayuu como castellanas. 

Nele Kantule (1868-1944), también conocido como Iguaibilikinya, fue un dirigente de la nación kuna, estudioso de su historia y defensor de sus derechos. Lideró la revolución de 1925, en Panamá. La oración que transcribimos fue tomada de El Sol babea jugo de piña: antología de las literaturas indígenas del Atlántico, el Pacífico y la Serranía del Perijá y ampliamente difundida por Ernesto Cardenal. 

Arysteides Ikuaiklikiña Turpana nació en 1943 en Río Azúcar, Kuna Yala, Panamá. Pertenece al pueblo kuna. Es profesor, escritor y poeta. Ha publicado las siguientes obras: Kualuleketi y Lalorkko (poemas y cuentos kunas, 1966), Archipiélago (1968), Machiuita=Muchachito (1979), Mi hogar queda entre la infancia y el sueño (1983), Narraciones populares del país Dule (Ediciones Literarias de Factor, México, 1987), Desdichado corazoncito (INAC, Panamá, 1991), El árbol de la vida y los kunas (antología de poetas kunas 2015). Los poemas que incluimos fueron facilitados por el autor. 

Humberto Ak’abal (1952-2019) fue un poeta maya’ k’iche’ nacido en Momostenango, Guatemala. Escribía sus poemas en idioma k’iche’ y se autotraducía al español. Sus obras han sido publicadas en francés, inglés, alemán, italiano, portugués, hebreo, árabe, escocés, húngaro, estonio, entre otras lenguas. Ha publicado más de 20 libros de poemas, varios de cuentos y ensayos, y su obra ha sido reunida en numerosas antologías. Los poemas que aquí incluimos fueron tomados de los libros Otras veces soy jaguar y Ajkem tzij=Tejedor de palabras y de los sitios Círculo de poesía, Poemas del alma y Gazeta.

Irma Pineda Santiago nació en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, México, en 1974. Escribe en lengua zapoteca o diidxazá (zapoteco istmeño). Es traductora, docente, promotora y defensora de los derechos de los pueblos originarios. Ha publicado los siguientes libros de poesía: Guie’ ni zinebe=La Flor que se llevó (2013), Doo yoo ne ga’ bia’=De la Casa del Ombligo a las Nueve Cuartas (2009), Xilase qui rié di’ sicasi rié nisa guiigu’=La nostalgia no se marcha como el agua de los ríos (2008), Xilase Nisado’=Nostalgias del Mar (2006), Ndaani’ Gueela’=En el Vientre de la Noche (2005), Huhuexochitlajtoli=Diidxaguie’ yooxho’=Viejos Poemas (en coautoría con Mardonio Carballo, 2006). Ha colaborado en numerosas publicaciones y su obra ha sido traducida al inglés, italiano, alemán, serbio, ruso y portugués. Los poemas incluidos en este libro fueron tomados del sitio La Jornada, de México. 

Jorge Miguel Cocom Pech nació en Calkiní (México), en 1952. Es escritor, poeta, ensayista, narrador y traductor, hablante de la lengua maya yucateca, su lengua materna, además de docente. Entre otros, ha publicado los libros Muk’ult’an in Nool=Secretos del Abuelo (2001), Nichjko’Il Peek’=La ética del perro, K’aank’an ya’il icho’ob: Waye’, ¡ma’ a t’aan ich maya!=Lágrimas de oro: Aquí, ¡no hables maya! (2014). Algunos de sus libros han sido traducidos al francés y su obra ha participado en numerosas antologías. «La casa de tu alma» fue tomado de Palabras originarias : antología poética de tradición oral y «Tengo que ocultar tu nombre» fue facilitado por el autor. 

Martín Tonalmeyotl (Martín Jacinto Meza) nació en 1983 en Atzacoaloya (Guerrero, México). Es campesino, poeta, narrador, profesor y promotor de la lengua náhuatl, locutor, traductor, fotógrafo y articulista. Ha publicado los libros Tlalkatsajtsilistle=Ritual de los olvidados (2016), Nosentlalilxochitlajtol=Antología personal (2017) e Istitsin ueyeatsintle=Uña mar (2019). A este último pertenecen los poemas que aquí incluimos y que fueron facilitados por el autor. Ha compilado antologías y sus textos han sido incluidos en distintos poemarios. 

Mikeas Sánchez nació en Chapultenango (Chiapas, México) en 1980. Además de poeta es docente, narradora, traductora y radialista mexicana, de origen zoque. Algunos de sus textos forman parte de numerosas antologías y han sido traducidos al catalán, alemán, maya, portugués e inglés. Ha publicado los libros de poesía Mojk’jäyä=Mokaya (2013), Kobikyajubä’jaye=Selección poética (2013), Mumure’ tä’ yäjktambä=Todos somos cimarrones (2012), Äj’ ngujkomo=Desde mi médula (2011) y Maka mujsi tumä jama=Y sabrás un día (2006). Los poemas seleccionados aquí fueron tomados de la revista de poesía El humo.