PARADJANOV, la voz lírica del cine, por Yaki Setton


En julio de este año fue publicado por Leviatán, Los caballos de Paradjanov, de Denis Donikian. Yaki Settón fue uno de los presentadores del libro, junto a Lala Toutonian y Ana Arzoumanian,  en la Universidad del Cine. Para esa ocasión, Yaki Setton escribió estos poemas que hoy publicamos en Escritores del Mundo. 

1.

cómo se cuenta una tragedia

cómo

cómo se hace poesía y cine

de una tragedia

de cine sin separar de la vida

como si la poesía fuera imagen

como si el cine fuera imagen

o cuadros en movimiento

o retablos en arenas movedizas

¿cómo se hace cine una tragedia?

sí, aquí me pregunto.

2.

Año 1964 , Los corceles de fuego

(Tini zabutykh predkiv),

es la historia de amor entre Ivanko

y Marichka, Romeo y Julieta del Cáucaso,

donde la bruta naturaleza se hace

relato, donde los personajes, donde

el dolor y la pasión- esa que nos

lleva pero no nos devuelve- se torna

formas indivisibles. Un comienzo

del comienzo que aún hoy no tiene fin.

Porque no hay tragedia que no oculte

esperanza ni esperanza que nos lleve

hasta el límite de lo decible en medio

de la furia de las musas y los dioses:

ellos finalmente no cederán ni nos

ahorrarán un desenlace inflexible

e infeliz.

3.

La poesía moderna, esa del fin

del siglo XiX, tropieza con lo inevitable:

Una temporada en el infierno

y este poeta adolescente;

¡a la merde la poesie!

escribe este joven provinciano

de las Ardenas a sus maestros

y al mundo (¿ los desafía?)

“Aquí tiene prosa sobre el provenir

de la poesía” y es la palabra

hecha verbo y en el acto

hecha polvo, pierde él,

el poeta, en un instante

su virginidad y su visión

ingenua de la poesía

y del poder parisino,

el de las urbes, luego escribirá:

“Una noche senté a la belleza

en mis rodillas. – Y la encontré amarga –

Y la injurié” , un amén, un así sea

de Jean Arthur en 1873.

4.

Denis Donikian fragúa en su gran

poema Los caballos de Paradajanov (1980)

esa palabra hecha verbo pero,

como diría Rimbaud, una palabra

hecha verbo desde el infierno porque

Paradajanov ya estuvo desde esta eternidad

absolutamente condenado.

De ahí la búsqueda que prolifera de Donikian

en una prosa deudora del Job géntil

y bíblico (como bien lo señala Ana Arzoumanián

en el prólogo del libro) y de una gramática poética

enlazada con Una temporada en el infierno.

Así, Donikian intenta renovar esa gramática

en su manera intensa de nombrar

y decir las cosas hechas poesías

en movimiento como si no hubiera

palabras en las palabras como

si no hubiera ya metáforas

en las imágenes y el yo

(que es otro) simplemente

completará u ocupará todos

los lugares posibles del poema

y el universo:

“Yo he probado mi placer más en otras

frases que en sus coros y en su música:

toda una multitud de imágenes levantan

el espanto” o “Mi conversión

a los hombres no está hecha. Soy un hombre

impreciso”, escribe Donikian

5.

Paradjanov abreva en el primer

Tarkovski de La infancia de iván (1962)

y Tarkovski se embebe del Paradjanov

de Sayat Nová (1968) para llegar a

El espejo (1975) o Stalker (1979):

el agua, los caballos, el movimiento

y la imagen fuera de las palabras,

el viento y la sensibilidad del silencio

los hermana.

Allí están desde Melies, Man Ray, Picabia,

Clair, Buñuel, Dali hasta Jean Vigo, Cocteau

o Dreyer porque el enigma hoy dentro

del lenguaje del cine es qué hacer

del cine con el cine, qué hacer con su verbo,

con su ritmo y su métrica,con su rima; qué hacer

con su lengua en esta tradición del cine poético.

Porque Sayat Nová no es la historia

del poeta medieval armenio:

es la reposición de su voz en su intensidad

lírica, en lo único que hoy avizoramos

de la poesía: la epifanía que como bien

señala la poeta argentina Diana Bellessi

en ese “lirismo puro está siempre lo arcaico”.

Porque, cómo también dice Diana

sabia pero también incisiva para estos

tiempos que nos tocan “¿Qué hace la voz

lírica sino volverse a preguntar las mismas

y viejas cosas que el espíritu humano borra

siempre y nunca olvida?”.

Yaki Setton

Bueno Aires, EdM julio-agosto 2018